Thursday, May 17, 2018

Consecuencia de la Gran Guerra: hiperinflación y hambruna en la Alemania de la década de 1920

Alemania entraba en la década de 1920 como un país sumido en la ruina económica, con un gran endeudamiento y, sobre todo, con grandes pérdidas territoriales y de recursos naturales. Pues, el otrora pujante Imperio Alemán, fundado por el Kaiser Guillermo I en 1871 luego de la Guerra Franco-Prusiana, había sido derrotado y transformado en la patética República de Weimar. No fue una derrota militar contundente, sino una devastación infligida por el infame Tratado de Versalles de 1919, el humillante acuerdo de paz impuesto a Alemania por las naciones vencedoras de la Primera Guerra Mundial (Francia, Gran Bretaña y los Estados Unidos). Por este tratado, Alemania debió ceder a Francia la región del Ruhr, la cual era rica en carbón mineral y centro importantísimo de altos hornos de fundición de la industria del acero, más los pagos que debía realizar monetariamente como "reparación por daños de guerra" a los países vencedores. También debió ceder territorios en el Este para la creación de Polonia.

De esta manera, bajo el gobierno del primer presidente de esa mal concebida república, Friedrich Ebert, Alemania experimentaría no solamente desempleo generalizado y hambruna, sino que también una hiperinflación jamás vista en la historia de la humanidad. En 1919, 1 kg de pan costaba 1 marco, pero hacia fines de 1923, ese mismo pan y en la misma cantidad costaría 200 mil millones de marcos! La gente tenía trabajo llevaba su dinero en grandes bolsas para hacer sus compras diarias de alimentos, ya que la masa de papel moneda abarcaba mucho espacio y se la ordenaba en gordos y grandes fajos con los cuales solo se adquiría una mísera cantidad de alimentos. Hasta tal punto estaba devaluada la moneda alemana, que el papel donde se imprimía un billete de 5.000 marcos valía más que la cifra de esa unidad monetaria. Los únicos que prosperaban eran los especuladores, como joyeros, prestamistas y banqueros, que tenían conexiones en los países vencedores y que poco aportaban a la producción de bienes de consumo (alimentos y productos industriales) como lo hacía los humildes agricultores y obreros alemanes.

Se puede decir que la desnutrición de los desocupados causaba dos tipos de enfermedades: la física, generalmente en forma de tuberculosis, y la psicológica, la cual se caracterizaba por un profundo resentimiento hacia las naciones vencedoras y hacia los especuladores. Fue éste el caldo de cultivo social donde emergería una nueva y dinámica ideología: el nazismo, que deriva de nazi, el nombre del partido político donde surgiría este movimiento ideológico. Se trata de un nacionalismo extremo y racista que proponía la recuperación económica y territorial de Alemania. El partido Nazi catapultaría al poder en Alemania a Adolfo Hitler en 1933 y pondría fin a la República de Weimar. A pesar que, a partir de 1926 y bajo la presidencia de Paul von Hindenburg, la nación teutona experimentaría una leve recuperación, ya era demasiado tarde, ya que el movimiento se había extendido por todo el país y el partido tenía cedes en cada ciudad y pueblo.

Imágenes de Alemania den la década de 1920

Wednesday, May 16, 2018

Origen de los dos partidos políticos históricos del Uruguay

Los partidos Blanco y Colorado del Uruguay son las agrupaciones políticas más antiguas de Latinoamérica. Estos surgieron luego de la promulgación de la Constitución Nacional de ese país. El caudillo y militar uruguayo Manuel Oribe organizó el partido Blanco en 1836; para ello tenía el apoyo de Juan Manuel de Rosas; por lo tanto, se trata de un partido nacionalista y proteccionista. En cambio, el partido Colorado fue fundado por Fructuoso Rivera; es de carácter liberal y, de esta manera, contó con el apoyo de los exiliados unitarios argentinos en la Banda Oriental durante el régimen rosista en las Provincias Unidas del Río de la Plata.

En los primeros años de vida de la joven república, estos dos partidos políticos antagónicos se disputarían el poder en una sangrienta guerra civil que duraría trece años. Esta terminaría en 1852 en la batalla de Caseros, con la derrota del caudillo nacionalista argentino Juan Manuel de Rosas, quien apoyaba económica y militarmente a Manuel Oribe, el jefe del partido Blanco, en el sitio de Montevideo contra de Fructuoso Rivera, que gobernaba en ese momento Uruguay. El Ejército Grande que derrotó a Rosas era comandado por Justo José de Urquiza, quien a su vez decidió apoyar a Fructuoso Rivera, quien también recibía el apoyo del Imperio del Brasil.

Durante la mayor parte de la vida institucional del Uruguay, gobernaron los colorados. Recien en 1958 llegaría al poder el partido Blanco por primera vez en la historia de ese país. En 1973, tendría lugar una interrupción a los períodos democráticos en la Banda Oriental, cuando Juan María Bordaberry Arrocena hizo cerrar el parlamento y asumió el control del Uruguay debido a los violentos ataques de la guerrilla de tupamaros en el contexto de la Guerra Fría y de las ideologías de extrema izquierda que intentaban llegar al poder por la violencia y el caos.

Tuesday, May 15, 2018

Primeros partidos políticos en Argentina (1810-1912)

Desde la Revolución de Mayo en 1810 hasta la batalla de Caseros en 1852 hubo dos grandes partidos políticos en las Provincias Unidas del Río de la Plata: los Federales y Unitarios, también conocidos más tarde como rosistas y antirrosistas, respectivamente. Sin embargo, luego de la derrota de Juan Manuel de Rosas , caudillo federal, en Caseros, Urquiza, su vencedor, continuó con la ideología federal, pero ya con un gobierno constitucional. Su ascenso al poder, como primer presidente de los Argentinos con una Constitución federal y republicana provocó la hostilidad de los bonaerenses, quienes, bajo las directivas de Valentín Alsina, defendieron la primacía de la provincia de Buenos Aires sobre el resto del país, tal como lo era cuando gobernaba Juan Manuel de Rosas.

Partidos Nacionalista y Autonomista: Mitre vs Alsina

El acuerdo de San Nicolas de los Arroyos, firmado entre las provincias después de la derrota de Rosas, dividió a la opinión pública en federalistas y liberales, estos últimos de tendencia porteña y separatista. Sin embargo, en el transcurso de la presidencia de Mitre surgiría el partido Nacionalista, encabezado por éste. Este presidente, a pesar de haber sido gobernador de la provincia de Buenos Aires, sostenía la necesidad de federalizar a Buenos Aires. Sus opositores, acaudillado por Adolfo Alsina, defendían el autonomismo bonaerense y bregaban para que Buenos Aires continuara como capital de la provincia homónima, pero no del país. De esta manera, estos últimos constituyeron el partido Autonomista.

Partido Autonomista Nacional

Cuando en 1874 se propició la candidatura de Nicolás Avellaneda, surgió un nuevo partido político, el Nacional, el cual triunfó en las provincias y lo llevó al poder. De acuerdo con la política conciliadora anunciada por Avellaneda, el partido Nacional se unió con el Autonomista de Adolfo Alsina. De esta coalición surgiría el Partido Autonomista Nacional (P.A.N.), que posteriormente sería denominado Conservador. Esta unión posibilitó que en 1880, en el último año del mandato de Avellaneda como presidente, se concretice la federalización de la ciudad de Buenos Aires con la aprovación de la Ley 1029.

La Unión Cívica Radical

Sin embargo, una fracción del autonomismo, encabezada por Leandro N Alem y Aristóbulo del Valle, no aceptó la política unionista y se pronunció en contra. Por ese entonces el P.A.N. llevó al poder a Julio Argentino Roca y a Juarez Celman. Durante el mandato del último, y debido a los problemas políticos y económicos, surgió un nuevo partido político: la Unión Cívica de la Juventud, llamada más tarde, en 1890, simplemente la Unión Cívica.

Durante la presidencia de Carlos Pellegrini, la Unión Cívica se dividió debido al acuerdo que culminó con la candidatura de Mitre. Los que aprobaron ese entendimiento se autodenominaron la Unión Cívica Nacional (integrado por roquistas, pellegrinistas y mitristas), y los disidentes, que no aceptaron este acuerdo dieron origen a un nuevo partido político, la Unión Cívica Radical, el cual continuaría su existencia hasta el siglo XXI. En sus comienzos, esta nueva agrupación política estaba conducida por Leandro N. Alem. Este nuevo partido adoptaría hasta la sanción de la Ley Electoral en 1912 una actitud revolucionaria y violenta. Sus miembros luchaban por la transparencia en los procesos electorales.

Partido Socialista

A principios de la década de los 1890, conducido por Juan B Justo, un joven médico argentino, los partidarios del socialismo, que originalmente había comenzado en Europa, comenzaron a realizar sus primeros mitines políticos y a organizarse en un movimiento muy novedoso en el Río de la Plata. Estos entusiastas e idealistas jóvenes rechazaban todo individualismo y propusieron que la riqueza de un país sea redistribuida en la sociedad. También proponían la intervención estatal de la economía, negando y rechazando las leyes del mercado y de la oferta y la demanda. Finalmente, en 1896 Juan B Justo, Augusto Kühn, Esteban Jimenez e Isidoro Salomó fundaron el Partido Socialista en Argentina. Los positivo de este partido es que sus primeros dirigentes eran democráticos y fueron los primeros políticos argentinos en luchar en contra de la explotación laboral, poniendo un límite a la misma de ocho horas diarias, y de seis para los menores de edad. También se oponían a la explotación sexual en las mujeres por parte de mafiosos.

Sunday, May 13, 2018

Hegemonía y expansión territorial y económica de los EEUU

En el siglo XIX, los Estados Unidos de América inició una lenta pero constante expansión territorial hacia el oeste de la masa continental que hoy ocupa. Se puede decir que esta expansión iba en forma simultánea a su crecimiento económico (industrial, agrícola y financiero). De esta manera, esta colonización interior hacia el oeste y hacia el sur acrecentó el número de Estados de la Unión Americana, siendo Texas el más extenso de ellos. Gran parte de estos territorios habían sido colonias de otros países, como el caso de Louisiana, que perteneció a Francia, siendo adquirida monetariamente al gobierno de Napoleón Bonaparte por la suma de U$D 15 millones en 1803. Otros territorios en el sudoeste de los EEUU, pertenecieron a México y también fueron comprados por el gobierno norteamericano, que ejercía una afilada geopolítica. Otras importantes adquisiciones fueron La Florida y Alaska. La primera fue comprada a la corona española por la módica suma de U$D 5 millones, mientras que el territorio de Alaska, ubicado al noroeste de Canada, fue adquirido en 1867 a la Rusia zarista por la suma de algo más de U$D 7 millones.

Crecimiento económico

En la segunda mitad del siglo XIX, el gran país de la América del Norte entró en una fase de gran crecimiento económico, catapultado por el desarrollo de la industria siderúrgica (del acero), ferroviaria y naviera, como así también por la agricultura (trigo, maíz, algodón, etc). En este proceso de expansión económica participaron brillantes inventores e innovadores, como Samuel Morse, Thomas Alva Edison, Nikola Tesla, Graham Bell, etc, quienes ampliarían y modernizarían este desarrollo económico con nuevos inventos, como el telégrafo, la lámpara eléctrica, el motor de corriente alterna y el teléfono respectivamente. Esto hizo que los EEUU fuese participante activo de lo que se conoce como la Segunda Revolución Industrial.

La industria ferroviaria, con sus rieles y puentes de acero, alimentaba constantemente la industria siderúrgica y contribuía sensiblemente en la expansión de los EEUU hacia el oeste, tanto territorial como económica. Las nuevas industrias, que surgían de la manos de los nuevos inventos, hacía necesario el financiamiento para su crecimiento y puesta en el mercado. Esto provocó el crecimiento de la industria bancaria o financiera, con sus grandes cadenas, como Wells Fargo, JP Morgan y Goldman Sachs.

Imperialismo norteamericano

En política internacional, los Estados Unidos de América iniciaron hacia fines del siglo XIX una política imperialista con el objeto de poner bajo su dependencia política y/o económica a ciertos países. Intervino directa e indirectamente en América Central insular e ístmica para ocupar Puerto Rico y ejercer control sobre Cuba, al cual invadiría en 1898 para expulsar a los españoles con el pretexto de asistir a los revolucionarios cubanos que luchaban por su emancipación. Luego de la victoria norteamericana en la guerra española-estadounidense por la isla de Cuba, la nación ibérica fue forzado a ceder también las Filipinas en el Pacífico.

Ante la negativa del Senado Colombiano a vender parte del istmo de Panamá para la construcción de un canal que uniera el Mar Caribe con el Océano Pacífico, el gobierno de Theodore Roosevelt envió una flota de guerra que forzó la separación e independencia de Panamá del resto de Colombia en 1903. El nuevo país, que emergió de la amenaza imperialista, se vió obligado a arrendar la franja territorial ístmica para la construcción del Canal de Panamá, del cual los EEUU sacaron enormes ganancias fruto del peaje naviero.

Ascendencia hegemónica de los EEUU luego de la Primera y Segunda Guerra Mundial

Luego de la Primera Guerra Mundial, los Estados Unidos fue, de los países victoriosos, la que llevó la mejor parte frente a una Europa empobrecida, ya que este conflicto bélico estaba muy distante de sus fronteras. Además, esta confrontación entre las naciones europeas le abrió un mercado para sus productos industriales y alimentarios, como camiones, armamentos, trigo, carnes, etc. Esto llevó a un gran crecimiento económico y prosperidad en la década de 1920, pero también trajo aparejado una manía especuladora, con compras de acciones de las empresas por parte de particulares, lo que infló el precio de las mismas. Esto terminaría en octubre de 1929 en un gran derrumbe de las acciones en la bolsa de valores de Wall Street.

Esta gran crisis se produjo cuando gobernaba los Estados Unidos de América el presidente Herbert Hoover, del partido republicano, quien en las elecciones de 1932 sería vencido por el demócrata Franklin D Roosevelt. Entre los año 1933 y 1939, el mismo tomó medidas intervencionistas (keynesianas) en la economía, en la cual el Estado se lanzó a la reactivación de la economía, que yacía moribunda y en estado vegetativo. Sin embargo, poco efecto tuvo la intervención del gobierno, siendo el estallido de la Segunda Guerra Mundial en 1939 lo que sacaría a los Estados Unidos de la Gran Depresión en forma definitiva.

Al final de esta gran conflagración mundial, se repitió lo que había sucedido en el conflicto anterior, con una gran ascendencia hegemónica de los Estados Unidos de América y un empobrecimiento general de sus aliados europeos, otroras grandes imperios, como el británico y el francés. Las grandes exportaciones de armamentos, vehículos automores, alimentos de todo tipo, etc, durante la guerra se aceleró aún más durante el período de la postguerra para la europa empobrecida. El gobierno de Harry Truman implementaría un plan de asistencia financiera para los países devastados para que reactiven sus economía, conocido como Plan Marshall.

La división ideológica de Europa, con los países del este (Polonia, Alemania Oriental, Yugoslavia, Rumania, etc) bajo el control estricto del comunismo marxista soviético, y las naciones occidentales bajo la influencia cultural y económica de los Estados Unidos y, en menor medida, de Gran Bretaña y Francia. Esta situación de tensión y conflicto entre el mundo libre y el intervencionismo estatal soviético le posibilitó al gobierno norteamericano el establecimiento de bases militares y de una red de operaciones de espionaje para contrarrestar los intentos de cualquier incursión comunista en el mundo libre. Mientras tanto en Asia, también bajo el gobierno de Truman, los EEUU y las Naciones Unidas entraron en guerra contra Corea del Norte y la China comunista de Mao Tse-Tung, cuando el  25 de junio de 1950 un poderoso ejército norcoreano invadió Corea del Sur. La Guerra de Corea se extendió hasta 1953, cuando las hostilidades cesaron con la firma de un armisticio luego que los EEUU y sus aliados pudieran liberar y recuperar el territorio de Corea del Sur, la mitad libre. Este escenario fue un enfrentamiento directo de la Guerra Fría.

La presidencia del republicano Dwight Eisenhower (1953-1961) marcó gran apogeo político, militar y económico de los Estados Unidos de América en el mundo. Durante su mandato, se inició la carrera espacial entre las dos super potencia, cuando la Unión Soviética logró colocar en órbita en el espacio en octubre de 1957 el primer satélite de telecomunicación: el Sputnik. Mientras tanto los EEUU espiaba el inmenso territorio de la Unión Soviética por medio de un avión espía, el U-2, el cual podía volar a grandes altitudes y sacar fotografías de bases militares comunistas. El derribo de uno de ellos ocasionó un aumento de la tensión internacional y una crisis en el gobierno de Eisenhower.

En las elecciones de 1960 triunfaron los demócratas, siendo elegido John F Kennedy (1961-1963), primer mandatario católico en la historia de este país. En el primer año de su mandato, la Unión Soviética iniciaría la construcción de un largo muro de ladrillo y cerca electrificada que dividiría a la ciudad de Berlin en dos zonas: una libre y otra comunista. Ante la gravedad de la situación Kennedy se entrevistó en la ciudad de Viena con el premier soviético Nikita Kruschev. Al no poder disuadirlo de detener la construcción del mismo, el presidente norteamericano dispuso reanudar las pruebas nucleares. Kennedy fue asesinado el 22 de noviembre de 1963 en la ciudad de Dallas, siendo reemplazado por su vice-presidente, Lyndon Baines Johnson, quien iniciaría el largo y violento conflicto de la Guerra de Vietnam. Esta intervención armada en el sudeste asiático llegaría a su fin bajo la presidencia del republicano Richard Nixon.

Saturday, May 12, 2018

Daimler (carro blindado de reconocimiento)

El carro blindado Daimler fue un vehículo militar de reconocimiento empleado por el ejército real británico y canadiense entre los años 1941 y 1962. Fue utilizado por primera vez en combate en la campaña militar del norte de Africa a mediados de 1942, durante la Segunda Guerra Mundial, siendo uno de los mejores vehículos de exploración en el arsenal militar aliado. Debido a su buen armamento, también realizaba misiones de apoyo de fuego a unidades de infantería. La empresa Daimler fabricó un total de 2694 en dos variantes, el Mk I y el Mk II.


Características técnicas

El Daimler era un vehículo blindado de ruedas, de tracción 4x4. Empleaba el chasis de otro vehículo de exploración (el Scout). A éste se lo alargó varios centímetros y se le dotó de una torreta giratoria, en la cual estaba montado un cañón de calibre 40 mm y una ametralladora de coaxial de 7,92 mm. Aunque su blindaje frontal no era tan grueso como otros vehículos de este tipo, su sistema de amortiguación, tracción y motor hacían de él un carro confiable, de gran movibilidad y rapidez para poder llevar a cabo las misiones de reconocimientos que se requerían. Su amortiguación consistía en resortes de acero de doble espiral. Tuvo un gran desempeño en el desierto del norte de Africa, pero también en el teatro de operaciones europeo.

Datos técnicos

Tipo: carro blindado de exploración
Dotación: 3 hombres
Peso: 7,5 toneladas (con munición y dotación)
Longitud: 3,96 m
Ancho: 2,44 m
Altura: 2,24 m
Motor: 1 Daimler naftero de 6 cilindros y 98 CV
Velocidad máxima: 80,5 km/h
Autonomía: 330 km
Armamento: 1 cañón de 40 mm; 1 ametralladora Besa de 7,92 mm

Abajo, el Daimler en Italia, hacia fines de 1943

Wednesday, May 9, 2018

Panhard 178

El Panhard 178 era un carro blindado de reconocimiento francés. Fue empleado en combate en la Segunda Guerra Mundial y luego en la Guerra de Indochina Francesa. Diseñado y fabricado por la empresa Panhard, el mismo estuvo en servicio por un largo período en el ejército galo, desde 1937 hasta 1964. A partir de agosto de 1940, luego de la invasión alemana de Francia, la Wehrmacht lo haría parte de su arsenal militar, con algunas mejoras, con la denominación de Panzerspähwagen P204.


Características

El Panhard 178 es un vehículo de reconocimiento de tracción de ruedas, 4x4, con un blindaje de 20 mm en el frente y de 15 mm de espesor en los laterales, lo suficientemente fuerte como para detener proyectiles de fusiles y ametralladoras. Este carro o tanqueta combinaba una mecánica confiable con velocidad y una gran autonomía para este tipo de vehículos. Su chasis elevado y ruedas altas, le otorgaban una gran mobilidad a campo traviesa sobre terreno accidentado. Como también cumplía misiones de apoyo de fuego a la infantería, el mismo estaba armado de un cañón de calibre 25 mm y de una ametralladora de 7,5 mm, montados en una torreta octogonal giratoria. La misma, como el resto de la tanqueta, estaba construída con placas de acero remachadas. La empresa Panhard llegó a fabricar 1.150 unidades en las variantes 178A y 178B.

Datos técnicos

Tipo: carro blindado de reconocimiento
Peso: 8,2 toneladas
Longitud: 4,79 m
Ancho: 2 m
Altura: 2,31 m
Motor: Panhard SK de 105 CV
Velocidad máxima: 72 km/h
Autonomía: 350 km
Armamento: 1 cañón SA-34 de 25 mm; 1 o 2 ametralladoras de Reibel de 7,5 mm

Tuesday, May 8, 2018

Uniformes del ejército alemán en campaña militar de Polonia

El uniforme de verano usados los soldados, suboficiales y oficiales del ejército alemán en la campañan militar de Polonia en septiembre de 1939 estaban hechos de fibra de lana y eran de color gris-verdoso, con charretera de color verde oscuro. La falda de la túnica era mucho más corta que las tradicionales. Esta estaba ajustada por el cinturón de combate de cuero, al cual se sujetaba los portamuniciones de cuero y caramañola. El patalón era del mismo material de un tono marrón-gris, y se lo sujetaba también por cinturón de cuero. De calzado, el soldado alemán usaba las clásicas botas negras, sin cordones. El casco era de acero, recortado en el frente para mejor visión y cubriendo los oido y parte de la nuca.

Abajo, uniforme de campaña de tropas, de verano, de un regimiento de infantería en 1939, Polonia


Abajo, uniforme de campaña de oficiales de septiembre de 1939